Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas

Staff2



¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 8 el Sáb Jun 29, 2013 9:43 am.

Compañeros



ChooseLicence
Licencia Creative Commons
Kongeriker por Kongeriker se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en kongeriker.foroac.com.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en http://kongeriker.foroac.com/


Hojas secas, bayas y otros males menores

Ir abajo

Hojas secas, bayas y otros males menores

Mensaje por Bhaltair Swellers el Lun Oct 03, 2011 5:51 am

Una vez más las cosas podían haber salido de una forma completamente diferente. Ayer, cuando volviamos de la expedición, tras habernos pasado por los festejos del poblado de Agnes llegabamos lo suficiente pronto, tras la larga cabalgada, para poder cenar en el castillo, nombre con el que todos conociamos a la cabaña del jefe, seguramente nos esperaban, con sabroso pato dulce y patatas asadas en la lumbre, pero no. Una vez más nos desviamos, dejandonos liar por el gran Yon, que decía que en noches como aquella, cuando el sol al ponerse teñía el cielo de rojo y verde podías hablar con los dioses en su templo, de igual a igual. Y, creyendolo o no, nos desviamos hacía el templo de dioses, entre risas y burlas, pero deseosos de la aventura, convencidos de que igualmente sería digno de verse, bien el dios bajando a la tierra o bien el buen Yon teniendo que claudicar una vez más ante lo obvio. Lo cierto es que nos gustaba permanecer lejos de las responsabilidades, nos gustaba aún más pasar la noche fuera, juntos y darle cuentas a nadie. Y nos gustaba dormir al raso...lo que no acababa de convencernos era despertar, cuando no teniamos resaca nos encontrabamos con sorpresas. Esta vez fue uno de los segundos día. Y la sorpresa tenía nombre: piojos. En la cabeza de mi pobre bardo. Los demás salimos disparados a buscar un lugar donde bañarnos, tirando la ropa a nuestro paso e incluso empujandonos unos a otros en el ansía de llegar los primeros al pequeño estanque. No había rio ni mar cercano. Nos metimos tres de golpe y abarcamos todo el espacio, los demás tendrían que esperar.

Fuí rápido, me froté adecuadamente por todas partes y salí con toda la intención de secarme al sol y no ponerme la ropa hasta después de escaldarla y que secase apropiadamente. Eso es lo que hice al salir, poner una olla a hervir y meter mi ropa dentro en cuanto comenzó a burbujear. Mandé a los hombres a hacer lo mismo.

Al poco, tras darle un par de vueltas en la marmita la saqué con un palo y la dejé escurrir lo justo antes de colgarla en las afueras del templo, encima de una columna. Y como no tenía mucho que hacer, y la verdad, dudaba que a los dioses les ofendiese mi desnudez, entré y me puse a comtemplar las estatuas.
avatar
Bhaltair Swellers

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 12/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hojas secas, bayas y otros males menores

Mensaje por Briseida Nymeris el Lun Oct 03, 2011 8:14 am

Aunque a mi madre no lo gustaba la idea de verme sola en el bosque debido a mi patosidad innata e irremediable a la que se le sumaba el pesimo sentido de la orientacion, siempre mostraba conformidad cuando marchaba al templo para buscar algo de paz y en esos momentos siempre cubria mis espaldas, nunca tardaba mas de dos dias en regresar al castillo y con mucha suerte nadie notaba mi ausencia, supongo que el hecho de confinarme a los dioses de mi madre era de su agrado, por eso me encubria cuando era necesario, siempre que iba a los templos del bosque.

Nunca salia mal preparada de casa, cambiaba mis vestidos de delicadas telas por ropas mas adecuadas y a la par inapropiadas para todo ColdShow, aquellos pantalones indignos de una mujer en mi reino, una camisa blanca con un corse que cubria desde mi cintura a bajo e mis pechos y una casaca, aquella que Yorick me habia regalado hacia tantos años. los atuendos justos para poder salir del reino desapercibida cual hombre marcha de caza, las botas altas eran mucho mas comodas que aquellos zapatos que a menudo debia calzar, aunque preferia la desnudez para mis pies. con el pelo recoguido y una capucha nadie notaba la diferencia de sexo, el caso era que en el reino ningun hombre acabab valorando a una mujer y por ello no creia capaz a ninguna de tratar de escabullirse sin permiso de alli y menos que vistiera ropas de hombre.

Aunque el detalle mas importante de la indumentaria no era ni las botas, ni la camisa, ni el core, ni nada de eso, sino el guante negro que dejaba los dedos al aire y cubria por completo el antebrazo izquierdo evitando asi que la marca del cervero que habai sobre la piel fuera visible para nadie, eso y la daga que siempre enganchaba al cinto de su pantalon a la espera de poder usarla si fuera necesario.

A pesar de sus deseos por que Thor no la acompañara a ningun sitio Briseida jamas lograba que el cerbero se alejara de ella asi que debia cargar con el a todas partes, debi a decir que aunque temia por el animal, este siempre le habia sido de ayuda cuando la habia necesitado.

Huir de la ciiudad es facil, como siempre y adentrarse en el bosque tambien, aunque la orientacion para ella es bastante nula en cane sabe como guiarla hasta donde ella quiere, una vez internos dentro del bosque puede soltar su melena y quitarse aquella capa tan pesada y molesta que la oculta y tras un par de horas de camino y muchas leguas caminadas finalmente llegan donde esta previsto. Entra al templo acomodandose y el cane espera oculto tras los pilares y bajo las sombras tumbado en el suelo respetando toda la paz de aquel lugar.

Aquella paz, aquel silencio es grato y nunca nadie lo interrumpe, pero aparentemente aquel dia iba a verse interrumpido, en medio de sus plegarias comienzan a escucharse voces de afuera del templo, con suerte caminantes que marchar pronto, o eso espera, Thor se alza listo para atacar si es necesario y muestra sus colmillos en un gruñido silencioso en direccion a al puerta mientras se acerca a ella para prtegerla si es necesario, una caricia detars de la oreja lo calma si la descubren dar excusas sobre el porque traia un cerbero como animal de compañia seria facil, sabia su falsa historia tramada con su madre de memoria.

Hija de una SkillFaith de nombre Adaira, que decide retirarse a la vida del bosque tras la muerte de su esposo en una recerca, na salvaje criada en la naturaleza mas brutal de aquellos bosques podia permitirse tener a un Cerbero como mascota de compañia si lo deseaba.

Las voces no desaparecen y la noche ya esta bien entrada, si salia podia acabar con probemas, asi que solo indica al animal que se tumbe y se acurruca sobre este tapandose con la capa para tratar de dormir, marcharia cuando los viajeros de afuera dejaran de armar ruido.

Es el ruido del portico al abrirse lo que la desvela en la mañana, veloz apremia al animal para que se esconda y le ordena que no salga de las sombras si no es preciso, era protector pero tambien obediente. Ella misma se esconde en la penumbra tras una de las estatuas que le da algo de sombra, su respiracion va y biene alzando su pecho ante el nerviosismo, su mano sobre la empuñadura del puñal en el cinto lista para empuñarlo en cualquier momento, y es entonces cuando observa, soloo entonces. El individuo es un SkillFaith sin duda aquel cabello pelirrojo lo delataba, su madre lo decia la sangre era sangre y los genes van en ella, pero no es el color del cabello lo que le asombra sino su desnudez, parece que el muchacho vaya a pasar de largo cuando para en seco y gira el rostro mirando hacia la estatua tras la que ella se esconde, estaba segura de que habia acabado por notar su presencia pues sigue mirando desafiante en su direccion, asi que sin pararse a pensarlo, sale de la sombra con la mano aun sobre la empuñadura y se muestra a la luz para que la vea, pero sin decir nada, solo mirandole a los ojos.

No era una chica muy dada a las andanzas de la guerra estaban proibidas para alguien de su condicion, pero sabia un par de cosas que su madre le habia enseñado desde niña, que solo se podia ver troncadas si tropezaba o caia al suelo en una de sus maniobras torpes que estaban predestinadas a acabar sin exito.
avatar
Briseida Nymeris

Localización : Reino ColdShow
Edad : 29
Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 12/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hojas secas, bayas y otros males menores

Mensaje por Bhaltair Swellers el Lun Oct 03, 2011 9:03 am

Piojos y todo, lo cierto es que me encuentro contento de habernos desviado, en casa sólo podría encontrar la consabida comida engalanada y muchos quehaceres absurdos que siempre me mantenían ocupado la mayor parte del día sin que a ninguno de ellos les viese menor sentido. Llevaba ya casi dos años intentando que se me dejase formar parte de la guardía, se supone que para eso me han entrenado, para comandar a las huestes en algún momento, pero, ¿cómo podré hacerlo si nunca me dejan trabajar con ellos codo con codo? No puedes plantarle a un hoombre, el mismo día de la batalla, a un comandante que nunca antes han visto en combate, la confianza de los hombre ha de ganarse, mi padre siempre lo hizo así, pero...conmigo siempre es distinto. Es por mi madre, estoy seguro, mi madre no soporta la idea, como tampoco soporta mis idas y venidas ni que no la avise si no voy a volver a pasar la noche. Es una mujer valiente, pero de un tiempo a esta parte hay algo que la aflige. Y esa aflicción me está matando...

El templo es hermoso, y está bien cuidado, no esperaba menos, los fieles de ambos reinos se reunen a menudo para visitarlo. Nunca juntos, claro. Una estupidez también, a mi modo de ver, podrían aprovechar esos nexos comunes paralimar asperezas y no enrraizarse tercamente en sus antiguas cuitas, ya olvidadas por la mayoría.

Las diferentes aberturas en las paredes, creando pequeñas capillas para cada dios o diosa se alzan como feretros de piedra blanca y pulida, reflejando la luz solar y dandoles el aspecto de movimiento que sin duda tiene tan convencidos a los campesinos de que aquellos cobran vida. Una figua en particular llama mi atención. Una diosa, que, no sé si debería estar allí. Ney, la diosa del fuego, la guerra, el amor y la fertilidad, una diosa Drakwbist. Su figura desnuda en marmol de veta negra es impresionante. Casi me deja sin respiración. Es hermosa. Parece incluso sonreir. Tan obnubilado estoy en su contemplación que cuando la estatua cobra vida y se dirige a mi doy un salto hacía atrás, buscando la espada que no llevo. Sólo tras parpadear unos segundos y contemplar la figura que tengo delante con asombro me doy cuenta de que no es la diosa que ha empezado a moverse, su piel es clara y sus ojos muy vivos.

- Disculpad, ¿he interrumpido vuestro rezo?- pregunto con ocrtesía olvidando que no llevo nada puesto.
avatar
Bhaltair Swellers

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 12/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hojas secas, bayas y otros males menores

Mensaje por Briseida Nymeris el Lun Oct 03, 2011 9:15 am

Al escucharlo hablar tomo en claro que ha podido ser un error darme a descubrir, aun asi y tal como me habia pasado otras tantas veces mi cabello pelirrojo juega en mi favor y no parece saltar a al defensiba, aunque claro, con que pretendia defenderse? iba desnudo a no ser que sacara un arma de culo.....

doy unos pasos sin darle al espalda hacia el centro de la estancia y tampoco apartando la vista de su rostro, nunca te fies decia madre. Solo uando paro ya en le centro doy respuesta a su pregunta.

-Vos y vuestros amigos la interrumpisteis ayer noche con el escandalo alli fuera, decirme este lugar de culto, oracion y plegaria no deberia ser al menso respetado? porque andais desnudo? acaso habeis venido a unas nupcias mudas ante los ojos de los dioses o es vuestro atuendo habitual?

debia apostar por lo segundo o una clara tercera opcion puesto que alli no hay mas mujer que yo y las figuras de las estatuas, noto como se acerca poco a poco y retrocedo precabida ante cualquier posibilidad aretando la empuñadura

- No os acerqueis mas, responder, que haceis vos aqui si no habeis venido a rendir culto a ninguno de estos dioses? porque habeis interrumpido mis plegarias?
avatar
Briseida Nymeris

Localización : Reino ColdShow
Edad : 29
Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 12/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hojas secas, bayas y otros males menores

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.